top of page

Ciberseguridad: ¿Qué es y por qué es tan importante para su empresa?


Hoy la ciberseguridad pasa a ser una obligación para las empresas y no es para menos, el contexto por el que atravesó el mundo después del Covid-19, agilizó lo que iba a ser una realidad que desde hace mucho tiempo se veía venir: la aceleración de la transformación digital. Esto trajo consigo innumerables cambios en la vida de todos los seres humanos, desde la forma en la que trabajamos, nos relacionamos, nos movemos, la forma en la que hacemos las cosas, lo que evidencia que ningún escenario pudo escapar de la digitalización.


En esta era digital, la tecnología ha progresado a gran escala, y si bien significó muchas ventajas especialmente a las organizaciones, como la automatización de procesos, la transformación digital, el teletrabajo, la inteligencia artificial y demás temas en tendencia, también se desarrollaron nuevos peligros y amenazas cibernéticas, pues teniendo en cuenta la gran cantidad de información sensible que pueden almacenar en la red, estas se convirtieron en el blanco de los ciberdelincuentes.




¿Qué es la Ciberseguridad?


La Asociación de Auditoría y Control de Sistemas de Información, ISACA por sus siglas en inglés, la define como: “La protección de los activos de información, abordando las amenazas a la información procesada, almacenada y transportada por sistemas de información interconectados”.

Podemos definirla como un conjunto de tecnologías, prácticas y procesos que se crean y diseñan para proteger programas, sistemas de red que conectan computadoras, software y datos virtuales contra cualquier invasión, ataque, amenaza o intento de daño. Su papel fundamental así mismo, es garantizar la seguridad informática y proteger a las personas y a las organizaciones de cualquier tipo de explotación no autorizada de los sistemas y tecnologías de red.


Comprender este concepto es clave, pues si bien no se pueden negar los beneficios que las empresas han logrado tener con el avance tecnológico, este espacio no es tan seguro después de todo. Un ataque cibernético puede incluso llegarse a considerar como una de las amenazas más graves de la historia ya que, en el peor de los casos, podría poner en riesgo hasta la paz mundial y acabar con ella en un segundo.

La ciberseguridad comprende varios aspectos, herramientas, políticas, directrices y tecnologías que pueden utilizarse para proteger el activo más importante de una organización; la información.


Los 3 Pilares de la Ciberseguridad:


En el mundo moderno se dice que todo sistema de datos debe cumplir la “CIA”, la sigla que agrupa los tres pilares principales de la Ciberseguridad: Confidencialidad, Integridad y Acceso. Veamos sus objetivos a más detalle:

  1. Confidencialidad: Mantener la reserva y secreto de la información asegurando que solo los usuarios autorizados por una entidad tengan acceso a los datos.

  2. Integridad: Garantizar que la información no sufra ningún tipo de alteración no autorizada ni ningún tipo fraude.

  3. Acceso: Asegurar el acceso a la información y sistemas en el momento en que se precise de estos.

¿Por qué es tan importante la ciberseguridad para una empresa?

La mayoría de las empresas restan importancia a la necesidad de protegerse de los ataques cibernéticos, pues es percibido como algo lejano que nunca podría ocurrirles, sumado a la desinformación de cómo puede afectarles y qué repercusiones le traen al interior. ¿Sabía que algunas cifras en materia dicen que 7 de cada 10 PYMES son víctimas de los ciberdelincuentes?.

En un mundo cada vez más hiperconectado, en donde hay más dispositivos que personas, el principal reto es protegerse contra dichas amenazas que día a día son mayores. Estas pueden estar presentes en los teléfonos inteligentes, en las aplicaciones web, en las redes sociales o incluso llegar a través de un correo electrónico; el medio que usa un ciberdelincuente para atentar contra una persona o entidad podría ser cualquiera.


A nivel mundial es una práctica que crece y evoluciona de forma bastante acelerada, lo que se refleja en el aumento de la cantidad de filtraciones de datos cada año; según el informe QuickView de violación de datos de Fin de año 2021 publicado en RiskBased Security, unas 4,145 violaciones divulgadas públicamente habrían expuesto más de 22 mil millones de registros durante ese año.


Las empresas son los principales objetivos de los hackers debido a la información que estas pueden almacenar, por consiguiente, la seguridad informática es un asunto que todos los negocios deben tener en cuenta, independientemente de su área, tamaño o naturaleza.




El sector gubernamental, financiero, salud, educación y retail fueron los más afectados según el reporte del 2021, pero, aun así, todas las empresas que utilicen redes pueden ser víctimas de ataques con el fin de robar información de sus clientes para lanzarles ataques, o incluso, con fines de espionaje corporativo.


Los ciberataques representan daños también a nivel financiero en las empresas, estos pueden ser letales y bastante costosos, pero hay un segundo daño del que difícilmente una organización vaya a poder recuperarse; cuando ocurre una violación de datos, aún si la información se recupera después del ataque, la reputación de la empresa puede verse gravemente afectada y eso está más allá de cualquier cálculo.

La tecnología se ha vuelto un factor clave en todos los negocios del mundo entero, lo que hace que las organizaciones sean más propensas a las amenazas cibernéticas, por esta razón, invertir en ciberseguridad es una decisión que todas las empresas deben considerar.


¿Cuáles son los beneficios de la Ciberseguridad para las empresas?

Generar confianza entre los consumidores y las empresas, así como garantizar la seguridad de los procesos internos ya que la mayoría de las transacciones hoy en día se realizan a través de la red. El buen uso de la información y de las herramientas tecnológicas contribuye a tener un entorno seguro. Las ventajas de implementar estrategias adecuadas de ciberseguridad en una organización son bastantes, pero podemos destacar las siguientes



  • Equipos más productivos: Las intrusiones siempre ameritan tiempo para detectarlas y conocer los daños que se han sufrido en el tiempo. La ciberseguridad contribuye a que no se detenga en ningún momento los procesos de las organizaciones.


  • Datos eternamente privados: Diversas soluciones de ciberseguridad permiten establecer escudos que mantienen a salvo la información de amenazas de manera integral.


  • Alertas y alarmas de prevención: Herramientas que advierten mediante alarmas que se está sufriendo una intrusión o que los sistemas no están lo suficientemente blindados contra los ataques o daños de los hackers.

  • Larga vida útil en sistemas: los equipos y sistemas que están protegidos tienen una mayor vida útil, tanto en software como en hardware.


  • Accesibilidad controlada: los distintos mecanismos empleados en ciberseguridad establecen controles en el acceso a los datos para que estos solo puedan ser conocidos por las personas autorizadas.


  • Rapidez en la recuperación de datos: Se puede tener la garantía de poder recuperar los datos o información frente algún tipo de infiltración cibernética.


  • Ahorro económico: Es un ahorro para el futuro. Los daños que ocasionan los ciberataques o el secuestro de información pueden llegar a ser bastante elevados, por lo que puede resultar más económico y benéfico el invertir en ciberseguridad que no hacerlo.

  • Mejorar la imagen de marca de una empresa: Las empresas que invierten en una buena infraestructura en ciberseguridad dan una imagen de confianza a sus clientes y empleados. Sentir que los datos brindados a la organización van a estar protegidos es una ventaja muy importante. Sin mencionar las multas que se pueden ocasionar en caso de filtración de información personal y la no protección de datos.

¿Cómo implementar la ciberseguridad en una empresa?

La ciberseguridad es un proceso y no un producto en sí, esto significa que, si bien son útiles y esenciales herramientas como software antimalware y firewall, entro otros, no basta solo con conectarlos y darla por hecho, hacen falta coordinar también otro tipo de procedimientos; por esto, en una compañía, las personas, los procesos y la tecnología deben complementarse para poder consolidar una defensa eficaz contra los ciberataques.



1. Personas:

El eslabón más débil de una cadena de seguridad siempre será el mismo: las personas, no importa que tan cauteloso, responsable o efectivo sea, todo puede colapsar si un usuario comete un descuido, por eso es importante que ellos puedan comprender y cumplir con los principios básicos de seguridad de datos, como tener una buena gestión de contraseñas; usando una combinación segura de caracteres especiales, no repitiendo la misma clave para diferentes sitios ni mucho menos compartirla con otra persona. También se debe tener cuidado con los elementos adjuntos de los correos electrónicos y crear copias de seguridad, entre otras prácticas seguras.


2. Procesos:

Las organizaciones deben contar con una infraestructura de prevención para manejar y gestionar posibles ciberataques. Un sistema automatizado y unificado de gestión de amenazas puede ser un buen aliado para la detección, protección y rápida recuperación contra estos ataques.

3. Tecnología:

La tecnología es esencial para brindar a las empresas e individuos herramientas de seguridad informática necesarias para protegerse de ciberataques. Se deben proteger tres entidades importantes: los endpoints (como computadoras, dispositivos inteligentes y routers), las redes y la nube. Dentro de las herramientas tecnológicas más comunes para protegerse se encuentran firewalls de próxima generación, filtrado DNS, protección contra malware, software antivirus y soluciones de seguridad de correo electrónico.


Otro aspecto no menos importante, es que la Ciberseguridad es un trabajo en equipo, por eso, en caso de ver algo sospechoso; algún enlace o algún indicio de que le hayan pirateado, contacte con un asesor de confianza, informe al departamento de TI de su compañía, ya que ellos son el personal entrenado y autorizado para saber cómo identificar estas amenazas y conocen la manera de proceder en cada caso, sea una falsa alarma o no.


La ciberdelincuencia afecta a cualquier persona que utilice un dispositivo conectado. En este sentido, se hace necesario el desarrollo de programas y estrategias de ciberseguridad que permitan protegerse de posibles fraudes. En el ámbito individual, por ejemplo, una vulneración de este tipo puede implicar el robo de la identidad, una extorsión, el robo y pérdida de información personal importante, entre otras, ahora, a nivel de infraestructuras criticas como hospitales; entidades financieras; gubernamentales, etc., una fuga de información puede tener un efecto bastante perjudicial, por eso, proteger estas y otras organizaciones es de vital importancia para el buen funcionamiento de una sociedad.

Ahora la pregunta es: ¿Su organización ya cuenta con una estrategia de ciberseguridad?

Contacte un consultor, lo guiaremos en su proceso.





Fuentes

Ciberseguridad - Elijah Lewis




Σχόλια


bottom of page