El aprovechamiento de tecnologías automatizadas acelera la gestión y detección de vulnerabilidades


En la nueva situación en la que vivimos, las organizaciones se han visto rápidamente abrumadas con el constante aumento de amenazas cibernéticas, las cuales ha llevado a superar el punto de inflexión tecnológico, transformado el negocio para siempre.



Según una encuesta global de McKinsey, las empresas han acelerado la digitalización de sus interacciones con los clientes y de sus operaciones internas de 3 a 4 años, además de la proporción de productos digitales o habilitados digitalmente en 7 años.


Actualmente, las organizaciones se han visto rápidamente abrumadas al enfrentar el incremento de las vulnerabilidades, dado el gran volumen de ataques a los accesos remotos durante la crisis sanitaria COVID - 19. En medio de la situación, la ciberseguridad efectiva requiere la capacidad de ver las vulnerabilidades en el contexto adecuado, además de priorizarlas en consecuencia para remediar, mitigar o aceptar cada riesgo.


Después de la crisis, profesionales en ciberseguridad vieron viable la implementación de soluciones digitales para satisfacer muchas de las nuevas demandas que se les planteaba en el nuevo ecosistema de incidentes. Esto provocó que las organizaciones detectaran que al adoptar ciertas soluciones permanentemente en su gestión de riesgos, mejorarían los resultados de respuesta a incidentes mucho más rápido de lo que habían creído posible antes de la crisis. Según la encuesta de McKinsey los ejecutivos consideran que la mayoría de estos cambios son duraderos y ven viable realizar ese tipo de inversiones que prácticamente garantizan que se mantendrán y evolucionarán en un futuro.


La adopción de tecnología automatizada ha dado un salto al cambio definitivo al paradigma digital


En el proceso de gestión de vulnerabilidades, la identificación y clasificación de todos los activos a lo largo de su superficie de ataque es relevante para la evaluación de dichos activos que busca debilidades de seguridad, la priorización de los problemas de seguridad para su mitigación y la aplicación de las medidas de corrección adecuadas.


Pero en la nueva era digital, se requiere que los equipos de respuesta ante incidentes pasen más tiempo investigando alertas críticas del negocio y no sólo respondiendo a amenazas ya conocidas.


Según un pronóstico de Cybersecurity Ventures, el ciberdelito le costará a la economía global $6,1 trillones anuales para 2021. Con la pandemia sirviendo como catalizador, se espera que el ciberdelito pronto se convierta en la tercera economía más grande del mundo. Durante la pandemia, los consumidores se movieron drásticamente hacia los canales en línea y las organizaciones e industrias han respondido a su vez. Las organizaciones tienen tres veces más probabilidades ahora que antes de la crisis de decir que al menos el 80% de sus interacciones con los clientes son de naturaleza digital, según McKinsey. Ese impacto de la crisis ayudo en la decisión definitiva de que la financiación en procesos de automatización en ciberseguridad es un cambio a un nuevo paradigma digital de protección de datos.


Los cambios más relevantes son también los que mayor probabilidad tienen de mantener sus procesos de detección y respuesta a largo plazo.


Las empresas están haciendo cambios relacionados con la crisis pensando en el largo plazo. La automatización de vulnerabilidades es un proceso necesario que proporciona una estrategia centrada en capacidades esenciales para una ciberseguridad efectiva: la comunicación, inteligencia, conexión y velocidad. Se trata de utilizar herramientas digitales para la realización sistemática de procesos. Estos procesos suelen ser repetitivos o tediosos, pero importantes para detectar a tiempo vulnerabilidades en los sistemas de su empresa y acelerarlos.


Opinión: La automatización optimiza en el menor tiempo sus procesos de respuesta a incidentes


La implementación de tecnologías automatizadas elimina la aglomeración de variables y agrega estructura al proceso de vulnerabilidades. De esta manera, se puede asegurar la comunicación bidireccional entre los equipos, haciendo que el proceso sea más sencillo. Los humanos nunca pueden ser reemplazados por completo, pero en tareas repetitivas entre puntos clave, automatizar aporta valor y la oportunidad de responder ante amenazas avanzadas en el menor tiempo.


Organizaciones que no conocen de la automatización o la gestión de vulnerabilidades sufren más que las demás, debido al repentino aumento en el uso de videoconferencia, acceso remoto y servicios VPN, dando a los atacantes más objetivos en las superficies de ataque. Ante esta situación, aumentar la eficiencia en sus operaciones de ciberseguridad tiene como impulsor clave, soluciones basadas en la inspección profunda de todos los procesos del sistema, combinado con aprendizaje automático, para aislar rápidamente comportamientos maliciosos y proteger los dispositivos contra amenazas avanzadas en tiempo real.


En el momento de implementar nuevos procesos de detección y respuesta, analizamos las razones subyacentes por las que algunos cambios se añadirían o no: su rentabilidad, su capacidad para satisfacer las necesidades de los clientes, las ventajas para el negocio, su velocidad en respuesta, su eficiencia junto a otros servicios etc.


Por ello vemos como una gran ventaja competitiva que incorporar la automatización con Sandra, es llevar la protección de información basada en Inteligencia Artificial al máximo. Por este lado Sandra, la plataforma de respuesta y notificación automática de Digiware permite la detección avanzada de amenazas más rápida de la industria, haciendo posible la interacción frente a incidentes de seguridad, por medio de una interfaz conversacional inteligente para el alertamiento y notificación (llamada, correo, WhatsApp, SMS) la cual define el flujo de análisis y respuesta por medio de la recopilación y visualización automatizada de los datos estructurados y no estructurados. Junto al aprovechamiento de la inteligencia de datos, el análisis de los cambios del comportamiento y el aprendizaje automático, se habilitan con la capacidad de trabajar bajo el modelo operacional predictivo, permitiendo esa velocidad determinante en la detección, respuesta y gestión de vulnerabilidades. Al aprovechar directamente este análisis predictivo, la analítica de ciberseguridad en tiempo real proporciona constantemente los conocimientos más relevantes y facilita la toma de decisiones organizativas, desarrollando informes de seguridad en tiempo real.


Los datos y conocimientos de seguridad de Digiware, permiten una toma de decisiones más detallada para la comprensión profunda de las amenazas y soluciones eficientes que ayudan a aumentar la eficiencia en sus operaciones en ciberseguridad; con la ventaja en la implementación de tecnologías automatizadas que optimizan sus procesos de respuesta a incidentes en el menor tiempo de la industria.

30 views0 comments